GALERIAS DE FOTOS

Senior´s 2016

Mi experiencia aquí ha sido muy especial y aunque ha habido momentos difíciles, no los cambiaría por nada. Me siento muy orgullosa y privilegiada de graduarme en un colegio que fomenta excelentes principios y valores cristianos.

Valeria Aguilar

 

Hoy en día estoy en Undécimo grado de secundaria, a punto de graduarme; con un pie en la escuela y el otro en la siguiente etapa, la universidad, separados por unos cuantos meses de distancia. Sé que será una experiencia inigualable y que marcará mi vida, como la de muchos estudiantes, pero si algo es seguro, es que vaya donde yo vaya, estaré siempre orgullosa de estudiar en el colegio Trinity Christian School.

Cuando ingresé a Trinity Christian School, era tan solo una infante de aproximadamente unos tres años de edad. Por supuesto, estaba en el grado Maternal, y tuve el privilegio de pasar una gran parte de mi infancia en las primeras instalaciones del colegio, en Villa Fontana. Recuerdo siempre emocionarme al aprender cosas nuevas cada día y al divertirme mientras lo hacía; lo entretenidos que eran los recreos, las ansias para llegar al día Viernes y participar en OANSA. ¡De veras que no podía esperar a los campeonatos Bíblicos que realizaba Mrs. Lorena cuando yo era pequeña! ¡Qué bonitos esos tiempos! ¡Y qué bonita experiencia al ver florecer a mi adorado colegio! En mi tercer grado de primaria, ya estábamos trasladándonos al nuevo local en Santo Domingo. Fue una nueva experiencia, muy curiosa y entretenida. Mis compañeros y yo explorábamos ansiosos los nuevos rincones del colegio. Eso sí, nunca fue grande, ni tampoco populoso, pero esto no es nada más y nada menos que una ventaja. El colegio Trinity siempre se caracterizó por su genuina atmósfera familiar que es escasa en los demás colegios de Nicaragua. Es una experiencia muy linda el poder sentarse en una Kermesse y visualizar a los niños correr de aquí para allá y a las distintas familias disfrutar de las actividades de la ocasión; el poder visitar el colegio y ser recibido por rostros familiares. Esto no solo en la kermesse, sino también en aquellas otras actividades de las que participamos durante el año como nuestra genuina y anual Feria de Biblia, el Día de las Misiones, el Día de la familia, nuestro Show de talentos, la Celebración a Jesús, y ¡muchos más!

La educación en Trinity es excelente y de calidad; los profesores mantienen buena comunicación con los estudiantes de forma que ninguno se quede atrás, y están dispuestos a ayudar al que lo necesite. De la misma forma, los estudiantes son amistosos y están dispuestos a dar la bienvenida siempre a alumnos nuevos. Considero como esencial y espléndido el hecho de que todo esto se dé bajo un ambiente cristiano; y creo que esto es lo más importante: que nuestros padres sepan que en nuestro día a día no vamos a separarnos de los caminos del Señor. Siempre voy a estar agradecida por todo lo que he aprendido en mi amada escuela respecto a mi vida cristiana. Trinity encamina a los estudiantes en la senda estrecha, aquella que nos encamina al Padre. Creo que el mismo nombre del colegio es una buena definición de aquello que verdaderamente es. Trinity Christian School, el colegio del emblema del pescadito.

Así que, si mira usted alguna vez un pequeño emblema escolar con un pescadito amarillo, ¡somos nosotros!

Claudia Barquero


Galeria de Fotos